El término artesanía se deriva de las palabras latinas “artis-manus”, que significan “arte con las manos”.

Si hiciéramos un recorrido por nuestra historia encontraríamos que en general los productos funcionales del hogar, y decoración, eran 100% realizados a mano.

Con la necesidad de intensificar la productividad, por el desarrollo de las economías, se fue cambiando gradualmente de la producción a mano a la producción industrial, esta última con el uso de procesos mecanizados.

A Partir de procesos industriales pueden producir productos idénticos, que son hoy de uso generalizado. A nadie sorprende la clonación de los productos, que se replican con tanta precisión, que no se puede advertir variación alguna.
Entonces, ¿Por qué las artesanías o los productos hechos a mano toman tanto valor en nuestros días?

En un mundo de producción tan perfecta, la imperfección es admirada.

Cada vez cobra más valor y reconocimiento el tiempo que el artista toma para que TU puedas disfrutar de un objeto que se hizo con amor y dedicación.
Porque un artesano decide serlo, un Artesano vive del placer de los elogios, y la remuneración de sus creaciones únicas e irrepetibles, un artesano generalmente vive feliz haciendo su trabajo.

El producto hecho a mano es una auténtica representación de la grandeza de las imperfecciones armonizadas.

Un producto hecho a mano, es una jaula en la cual está cautiva la inspiración del artesano, su estado de ánimo y sus imprecisiones, estas últimas matizadas con los adornos de su creación.

@trepolicom

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito

Necesitas ayuda? Chatea con nosotros
Vamos a arriba!